El amor en las palomas

El amor en las palomas
Por Miguel Luis Castañeda, poeta popular de Cogotí

CUARTETA:

Las palomas arrullando
refugiadas en aleros
allí en cuyos dormideros
sus amores van guardando.

GLOSA:

Quien quiera muy fino amar
que observe bien los pichones;
hallará bellas lecciones
muy dignas de aprovechar;
hay ternura que imitar
a esas aves admirando,
todos los que están amando
y otros en su pololear
mirad hacia el palomar
las palomas arrullando.

Ya he visto las palomitas
–como un ejemplo divino
después de escuchar sus trinos–
espulgar sus cabecitas;
de esas tiernas avecitas
como diciendo te quiero
se oye un cucú plañidero
formando idilio amoroso
y después buscan reposo
refugiadas en aleros.

Gracioso es su galanteo;
conjugando el verbo amar,
se empiezan a acariciar
con un fino pololeo;
en sus horas de recreo
se besan con tal esmero,
con ese amor verdadero
que es común en los amantes
y su arrullo es arrogante
allá¹ en cuyos dormideros.

Al alba, como una diana
me despiertan con su arrullo
anunciando los preludios
de una hermosa mañana;
Los oigo desde mi cama
cuando el día está blanqueando;
un rato quedo pensando,
quisiera entender su idioma,
de cómo es que las palomas
sus amores van guardando.

DESPEDIDA:

Las palomas lindas aves
saben amar y sentir
ellas no saben mentir
y su ternura es muy suave;
Y todo el mundo lo sabe:
son portadoras de paz.
Siempre andan en libertad
y no olvidan su querencia,
Dios les ha dado esa herencia
de amar a la Humanidad.

1  Hay diferencia con la cuarteta.

Volver

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *