Cantémosle al pueblo, poeta e’ la Rinconada

¡Contrapunto!

Cantémosle al pueblo, poeta e’ la Rinconada
por el Indio Mora, poeta popular de la Frontera.

NOTA DE LA DIRECCION: El Indio Mora, poeta popular de la Frontera, desafía a contrapuntear a Hermógenes Ramírez, poeta popular de la Rinconada de Doñihue.

CUARTETA:

Poeta é La Rinconada
dices que pallas muy bien:
¿Sois gallo o eres pidén
pa tanta cachiporreada?

GLOSA:

Hace tiempo que te escucho
tu levantada de tarro:
¿eres bueno o solo barro,
sacristán o cucurucho?
si te la puedes por ducho
quiero saber, camarada;
dilo, pues, de una plomada
para poder comprender,
quiere el obrero saber
poeta é La Rinconada…

Cántale al pueblo, y las alzas
denúncialas con porfía,
haz ver que la carestía
toda medida rebalsa;
si el pobre zapatos calza,
si la carne vale cien,
si sube el pasaje el tren
hazlo saber sin descanso;
te sugiero en lo que lanzo
dices que pallas muy bien…

Como eres buen pallaor
–según lo dicen tus versos–
te recojo de traverso
la glosa de tu canción;
veamos tu “condición”
que tú alardeas también;
sois sólo pollo o pequén
de Rinconada é Doñihue,
te lo pregunto por Rihue
¿Sois gallo o eres pidén?

Denuncia la explotación,
baja a la tierra, del cielo,
dale a tu canto harto vuelo
contra tan cruel maldición;
¿o no pasas aflicción
como la demás gallada?;
¿o la gente está rentada
mejor por esos contornos?
¿te sobra, tienes pa adornos
pa tanta cachiporreada?…

DESPEDIDA:

Por fin, respuesta “gallito”
te la exijo por tu china;
por la prole y la vecina,
por el sufrimiento grito;
pallar quisiste, te invito
a tu pueblo, que le cantes,
su justo valor exaltes
que posee un manantial,
y se merece un sitial
en que de nada le falte.

Volver

Contesto al desafío

Contesto al desafío
Por Jorge Obrero del carbón, poeta popular de Coronel.

CUARTETA

Le seguiré respondiendo
al poeta ‘e Viña ‘el Mar
quien me quiso desafiar
por lo ‘stamos sufriendo.

GLOSA

Aunque me puso en apuro
pa contestar sus preguntas
aquí estoy haciendo punta
porque así soy; yo lo juro;
y aunque me sale algo duro
este tema que estoy viendo;
de alguna forma lo enmiendo
este verso ‘el negro llampo
y así poeta del Campo
le seguiré respondiendo.

Al inicio fué un chascarro,
que me lo dio de frentón
por lo que hubo en el carbón
por un traidor re malazo;
Hizo traer varios huasos
pa el movimiento quebrar
y que logró de engañar
unos huasitos con bandas.
Cuento con dolor la tanda
al poeta ‘e Viña ‘el Mar.

Hubo una gran confusión
sin conocer los trabajos,
tuvieron que ir abajo
como al hocico del león.
Se hace corta la versión
pa poder todo narrar
que tuvieron que extrañar
rodeados como entre feria.
Comprenderá la miseria
quien me quiso desafiar.

Aquí en Coronel y Lota
que somos fieles hermanos
el trato no es muy humano
del patrón que nos explota
nos hace sudar la gota
y a todo rigor corriendo
en estos hoyos tremendos
por un escaso salario
Usté sabrá por el diario
por lo que ‘stamos sufriendo.

La altura en pique y chiflón
es de mil metro pa arriba
y se seca la saliva
con tanto polvo ‘e carbón;
la distancia al frente, son
seis kilómetros y más
y el peligro por detrás
de caer muertos o heridos.
Esto está reconocido
por catástrofes pasás.

Cuando llegó la traición
se vieron tristes pesares,
por los varios centenares
que tuvo en persecución.
Esto lo vio Concepción
donde produjo más penas
a esta raza chilena
víctima de tal penuria,
al aplicar con tal furia
las leyes que son cadenas.

De los pobres relegados
desapareció un buen lote
y tuvieron al garrote
este sitio acorralado,
sin salir pa ningún lado,
sólo con salvoconductos
con su poder y reductos,
hizo cuanto lo antojó.
Mucho tengo que ‘icir yo
de su infamia y sus productos.

Aquí se perdió un alcalde,
dirigentes al por mayor,
como un gran gobernador
y otras gentes honorables.
Por ellos pregunto en balde
cual tirar piedras al agua,
otros tantos en Pisagua
que ni muertos los trajeron,
y las madres que a luz dieron,
todo esto quedó entre enaguas

Al fin diré con dolor,
quedamos hasta sin voto
y cual pobres diablos rotos
por la obra del traidor;
que con su fuerza mayor
se las dio de gran patriota
con dejarnos en derrota
y odiados por el hambre.
El odio hecho raigambres
en todo el pueblo de Lota.

Volver

Hugo Amador, mal payador

Hugo Amador, mal payador
por Rubén Amador Ríos, poeta popular de Santiago

CUARTETA

Te lo digo con prestancia
que eres duro como roca
como el juego ‘e la viroca
te toca darle importancia

GLOSA

¿En dónde quedó el ingenio
de que hablabas al principio?
De tu boca sale ripio
y no es para darte premio;
Has malogrado el convenio
que habla en primera instancia,
poniendo mi tolerancia
a prueba con tu descaro,
porque en mis versos bien claros
te lo digo con prestancia.

Veo tocayo Amador
que eres malo pa’ la palla
y es a ti a quien le falla
el fino pa’ contendor
Esto ya está cansador
importancia tiene poca,
puedo taparte la boca
pero pa’ qué discutir,
sólo le voy a decir
que eres duro como roca.

Aquí mismo te respondo
para enseñarte a pallar
y también a contestar
con interés en el fondo
Hay tantos ricos orondos
–de aquellos que tu me enfocas–
porque sólo el pobre toca
apostar con tus pulmones
son del nacer las razones
como el juego e’ la viroca.

Pa’ encaminarte la cosa,
y estés pues en armonía
háblame de tres Marías
que se han hecho muy famosas
¿Por qué se admite la odiosa
majestad de la ignorancia?
¿Por qué hay tanta vagancia
de niños en el país?
Piénsalo bien, que ahora a ti
te toca darle importancia.

DESPEDIDA:

Al fin pa’ tus sinsabores
y tus pensamientos lacios,
dime: ¿Quién manda al espacio
esos discos voladores?
¿Cuáles eran los colores
de nuestra antigua bandera?
¿Cómo es la flor de la higuera?
dime ¿Qué yerba es purgante?
que yo te enviaré un calmante
p’al dolor de la mollera.

COGOLLO:

De ajenjo vaya un cogollo
para quitarte el dolor,
si le tomas el sabor
no te respondo del hoyo.
–No me armes otro embrollo
te hablo de sepultura–
que al andar por las alturas
ten cuidado de caer
que tienes que responder
¿Por qué la gente se cura?

Volver

El Indio Mora responde al poeta doñihuano

¡Contrapunto!

El Indio Mora responde al poeta doñihuano

Por el Indio Mora, poeta popular de la Frontera, en respuesta a Hermógenes Ramírez, poeta popular de la Rinconada de Doñihue.

CUARTETA

Te sacaré del apuro,
luego, también, del error;
¡jamás he sido patrón!
pero sí, soy indio puro.

GLOSA

Me doy cuenta y veo bien,
que te fuiste por las ramas:
sensible más que una dama,
demuestras que eres también;
te contesto “al Pelequén”,
respondo a tu canto obscuro,
ya que tu verso maduro,
va en insulto personal,
como estás pensando mal,
te sacaré del apuro.

Yo recogí el desafío,
a lo mismo tus endechas;
fué mi respuesta una flecha,
para pallar contra el frío;
sobre esto no dices pío,
ni de la desnutrición,
ocultas si hay aflicción,
como propuse en la glosa,
te saco de falsa cosa,
luego, también, del error.

Insisto, aprende guitarra,
ponte del pueblo, al servicio,
no la uses para el vicio,
ni para ir de farra en farra;
aprieta fuerte la garra,
y canta, pues, con pasión,
contra los que a tu nación
la saquean a ojos vista;
del pueblo soy periodista,
¡jamás he sido patrón!

No contestas mis preguntas,
en tu tono fanfarrón:
el hambre, con fuerte son,
denuncia si no te gusta;
si exhibe el rico la fusta,
como el gringo el ceño rudo,
con desprecio fuma el puro
pisoteando los derechos;
fraternal voy, y de hecho,
pero sÍ, soy indio puro.

DESPEDIDA

Por fin, poeta rinconino,
te recomiendo cordial;
“deja el canto personal”,
denuncia lo leonino;
haz ver que es cruel el destino,
en tus versos doñihuanos,
que no cantemos en vano,
hueco, frío y sin sentido,
sólo eso fué mi pedido
¡elevarlo a un nuevo plano!

ACEPTO TU PEDIDO

Te invité a cantarle, hermano,
a nuestra raza en dolor,
para que vacies tu amor,
en el pueblo soberano;
y al campesino la mano,
le des para ir luchando;
si esto vas aprovechando,
acepto lo que has pedido,
queda hasta aquí el desafío,
¡sigue guitarra tocando!

Volver

Así se canta amigo Mora

Así se canta amigo Mora
Por Hermógenes Ramírez, poeta popular de Rinconada de Doñihue

CUARTETA:

Como clarín de batalla
es mi cantar aplastante
ante el déspota arrogante
y ante toda su canalla.

GLOSA:

Atrasado llegó el diario
y no me le dio mucho
siendo que yo soy muy ducho
compuse altiro el xxx¹
Con mi cantar proletario
el que ya nunca me falla
que cual trueno aquí estalla
contra el rico usurero
y que será pa el obrero
como clarín de batalla.

Yo les digo con valor
que maldigo con deleite
al que adultera el aceite
y al cruel acaparador;
que se rie del dolor
con risa escalofriante
y que con todo desplante
nos vacían bien los bolsillos.
Por repudiar a estos pillos
es mi cantar aplastante.

Como poeta rinconino
aquí me encuentro luchando
y al malo estoy fustigando
por su proceder mezquino.
Guiado por buen camino
sin ni un paso vacilante
y sin dejar ni un instante
de luchar con entereza
pa no agachar la cabeza
ante el déspota arrogante.

En un día no lejano
en algún punto estaremos
y allí nos abrazaremos
tan unidos como hermanos,
combatiendo a los villanos
con la nuestra buena palla
sin temor a la metralla
o “maldita” represiva
porque irá a la deriva
y ante toda su canalla.

DESPEDIDA

Al final yo me despido
y diciendo sin quebranto
con orgullo ya le canto
a mi pueblo tan querido
y si me encuentro perdido,
no pido ni doy cuartel
y siempre haré mi papel
haciéndote la collera
con la pregunta primera
¿Qué cosa es un artel?

1   No se lee en nuestro ejemplar

Volver

Contestación del poeta rinconino al indio Mora

Contestación del poeta rinconino al indio Mora
Por Hermógenes Ramírez, poeta popular de La Rinconada de Doñihue.

CUARTETA

¿De dónde salió patrón?
Tan bueno pa tutear
tan bueno pa insultar
que me causa admiración.

GLOSA:

Me quedé tambaleante
cuando vi su desafío
y todo el desprecio mío
se reveló al instante:
y dije de mal talante:
contesto a este ramplón
y si tengo la ocasión
algún día lo veré
y en sus barbas le diré:
¿De dónde salió patrón?

Fué flaqueza, lo lamento
pero luego me repuse
y este verso lo compuse
en cosa de un momento;
No crea que yo intento
mis palabras retractar,
sólo puedo asegurar
que sé hacer la cuarteta
pa contestar al poeta
tan bueno pa tutear.

Con su lenguaje procaz
hoy despertó usté mi ira
y pallando en la Lira
yo me encuentro muy capaz;
Siendo amante de la Paz,
quiero mi mano armar
para poder golpear
en caso que se resista
a este indio periodista
tan bueno para insultar.

Es cierto que yo soy pobre,
eso, a nadie le importa;
pero llorar no reporta
que me llegue algún cobre;
Que usté la vida logre
si es que tiene situación
y para la inflación
que ha sentado sus reales,
con sus bonitos modales
que me causa admiración.

DESPEDIDA:

y por fin, pues, Indio Mora
yo “admiro” su lenguaje
y si quiere que lo raje
aquí lo haré sin demora;
Pero no va por ahora
porque estoy muy ocupado
la guitarra he dejado
sólo por darle el placer
y poderme rehacer
“del gran susto que me ha dado”.

P.D.

Una cosa yo te pido
y no lo tomes a mal.
Pónele punto final
a esto que me has metido;
Si aceptas tú mi pedido
mucho te agradeceré
y el tiempo aprovecharé
para aprender la guitarra
y teniendo uñeta y garra
en persona te pallaré.

Volver

Te perdono, Rubén Amador

Te perdono, Rubén Amador
Por Hugo Amador, poeta popular de Chuchunco.

CUARTETA:

Te perdono los insultos,
porque soy harto prudente,
siendo también consecuente,
te voy a dar en el gusto.

GLOSA

Ripio de mí, salir dices,
de esto jamás te asombres.
¿No te fijas que en tu nombre,
lanzas sapos y lombrices?
Me apocas y te desdices,
me criticas no ser culto,
no son mis versos tu gusto,
y me los encuentras ralos.
siendo los tuyos más malos
te perdono los insultos.

Encuentras poca importancia
continuar con estos versos,
si no los quieres adversos,
supera, pues, tu ignorancia.
Te recomiendo constancia
y escribe algo más decente,
y tenlo muy bien presente,
que te corto la carrera,
para ver si te superas,
porque soy harto prudente.

Para que veas que pallo
y que ingenio tengo un poco,
a tus preguntas enfoco,
y me dispongo a ser gallo.
Tres Marías muy bien hallo,
famosas últimamente,
son una loca insistente,
la Galvarino y la Ibarra,
y les paso la guitarra
siendo también consecuente.

Amarillo, blanco, azul,
era la antigua bandera.
Si has visto flor en la higuera,
es porque eres huemúl.
Ignorancia, Norte a Sur
existe, y esto es injusto.
Causa el saber un disgusto,
a los ricos prepotentes.
Contestando las siguientes,
te voy a dar en el gusto.

DESPEDIDA

De purgante al fin, pichoga,
si te hace mucha falta.
Se cura la gente alta,
y el chico en vino se ahoga,
porque aquí se le da soga,
al fabricante de vinos
Si vagan por los caminos,
los niños desamparados,
la sociedad les ha dado,
pues, tan injusto destino.

Cogollo

Cogollo e´ jazmín florío,
que tú, Rubén Amador,
triste disco volador,
habís lanzado al vacío.
Contestame: ¿Quién es Cifo?
¿Qué será el Pilmaquén?
¿Canta o no el pidén?
Dime: ¿Qué es el tronador?
¿Qué distancia hay hasta el sol?
Y, ¿Dónde está Pelequén?

Volver

Al poeta iquiqueño Arturo Carrasco

Al poeta iquiqueño Arturo Carrasco
Por M. Pinto, poeta popular de San Javier

Contésteme, amigo Arturo
¿Qué es de las oficinas?
Yo creo que están en ruinas
o están en grandes apuros;
Como no estoy bien seguro
que me conteste siquiera
como están las calicheras,
si no enfada mi pregunta,
al recorrer punta a punta
toditas las salitreras.

Principiaré por las Santas,
como ser Santa Lucía.
Iremos por “Tres Marías”
pasando por “Agua Santa”.
Llegaremos a “Sarpampa”
volviendo por “Santa Rosa”,
de “Huara” la muy preciosa,
pasaremos por “Retiro”.
De “Negreiros” no me admiro,
llegaremos a “Papora”.

“Pozo Almonte” qué decir,
“Humberstone” que fué “Palma”,
donde se secaba el alma
al llegar a “Porvenir”;
Solo un mes pude vivir
trabajando allí en los piques.
me trasladé a “San Enrique”,
que es vecino de “san Pedro”,
y trabajé como negro
en “San Agustín” e “Iquique”.

“La Coruña” está en la Historia,
“San Pablo” con “Argentina”
“Santa Clara” estaba en ruinas
y nos fuimos a la “Gloria”
“La Esmeralda” en la memoria
pasando por “San Lorenzo”,
la “Cóndor” está al comienzo
y después “Los Pirineos”
“Providencia” no la veo,
cuando en la “Palmira” pienso.

Si vamos a la “Esperanza”
no olvidemos a ninguna,
que llegando a “Tres Lagunas”
volveremos por “La Granja”.
Alojamos en “La Alianza”,
vamos a la “Alurrera”
sin dejar “Tarapacá”
muy cerquita de “Virginia”,
si pasamos a la “Dina”.
terminamos la jorná.

DESPEDIDA

Por fin, mi querido amigo,
leyendo sus poesías
tuve una gran alegría,
con sinceridad yo digo.
Si igualarlo me consigo,
me considero grandazo.
Vaya para usté un abrazo
y un saludo fraternal
porque llegando el final,
hasta luego mi amigazo.

Volver

Para los dos amadores

Para los dos amadores
Por Edmundo Lazo, poeta popular de Valparaíso

CUARTETA

Han hecho chocar el canto
pallando los Amadores.
Sus ofensas y rencores
ya están produciendo espanto.

GLOSA

Hugo, conozco recién
tu conciencia proletaria.
Sé tu pasión libertaria
al mismo tiempo Rubén;
Digan si está mal o bien,
si entre los dos yo levanto
la dignidad y el encanto
que han caído por el suelo
ya que ustedes en el duelo
han hecho chocar el canto

Tiene el insulto respuesta
y también la sana talla
y siempre una nota falla
hasta en la mejor orquesta.
No siempre gana el que apuesta
y es ley entre los palladores
el afrontar los rigores
de alguna mala intención.
Están en esta ocasión
pallando los Amadores.

Pierde valor la persona
cuando a otra empequeñece.
El odio también florece,
da semilla y no perdona;
Si el verso se desentona,
va perdiendo los valores
cuando los dos contenedores;
teniendo un mismo ideal
se reparten por igual
sus ofensas y rencores.

Busca el agua la pendiente
y por ahí se desliza.
Deja el fuego la ceniza
que del rescoldo es pariente;
El muerto deja al doliente
sometido a luto y llanto
y la vida mientras tanto
sigue su curso serena,
mientras del pueblo las penas
ya están produciendo espanto.

DESPEDIDA

Pide disculpas el cantor
por todo su atrevimiento;
pero siempre seré atento
y seguro servidor,
de Rubén y Hugo Amador,
los dos malos, los dos buenos,
que en los asuntos ajenos
yo me reservo el secreto;
Por fin con todo respeto
probaré si son serenos.

Volver

Respondo a Rubén Amador

CONTRAPUNTO
Respondo a Rubén Amador
Por Hugo Amador, poeta popular de Chuchunco.

CUARTETA

Torcí el cuello de un león,
la crueldad de un verdugo
y cantando le madrugo
a un poeta la opinión.

GLOSA

Lo que digo estoy seguro
mi tocayo veleidoso,
no me gustan los tramposos
cuando están en apuro;
No eres del mate duro,
mal simulas, bribón.
Ta bien la composición
y al revés du contenido.
Sabrás que en lo que he vivido
torcí el cuello de un león.

Cierto que te he criticado,
fué pa buscarte camorra.
Revuelves la mazamorra
pa que te gane a porfiado;
Ahora te hago un parado
y sácate ese yugo,
es a mi a quien le xxx1
de atracarte a la quincha,
y no es “vaca” pues “relincha”
la crueldad de un verdugo.

En tus versos que he leído
te tildas de ingenioso.
Siendo así un vanidoso
no serás nunca querido;
El pueta ha de ser cumplido,
versiando, dejar el jugo,
elocuente y sin arrugo
demostrar mucha destreza.
Me río de tu guapeza
y cantando te madrugo.

A tus preguntas respondo
–y tómalo bien en cuenta–
esa ruina que comentas
culpables son en el fondo
capitalistas hediondos
que sin consideración
no siembran ningún rincón
pa que todo esté más caro
y en este sentido aclaro
a un poeta la opinión.

DESPEDIDA:

Al fin me has de contestar
mi callanero Rubén
y es si te parece bien
que estén haciendo explotar
los gringos del capital
aún más bombas atómicas
en experiencias agónicas…
¿No crees que son locuras?
¿No hacen la paz más oscura
con esta medida insólita?

COGOLLO:

Cogollito de ciprés
pal´ que se cree mi amigo
aquel que me da castigo
tiene cara de burgués;
cedo a tu testarudez.
cantémosle a la amada,
nunca ha sido humillada
mi musa en ninguna parte,
en tus ganas voy a darte
pa entretención, camarada.

1  Ilegible en nuestro original, pareciera “flugo” o “fiugo”.

Volver