Encuentro previo al Festival Latinoamericano de Juventudes

Encuentro previo al Festival Latinoamericano de Juventudes
Por Edison Grandón, poeta popular de Concepción

CUARTETA

Fuimos un domingo a Lota:
visitamos poblaciones,
jugamos a la pelota
entonando mil canciones.

GLOSA

La juventud sin igual
de la zona del carbón
nos envió una invitación
Comité Pro Festival;
para responder formal
a invitación tan de nota,
juntando equipo y pelota,
bailarinas y cantores
y olvidando sinsabores
fuimos un domingo a Lota.

Saliendo bien de mañana
llegamos muy oportunos
para tomar desayuno
a una hora temprana;
formamos en caravana
diversas delegaciones
partiendo hacia los rincones
remotos de la ciudad;
para ver promiscuidad
visitamos poblaciones.

Lota Alto y Pueblo Hundido;
focos de camas calientes
y miserias pestilentes.
Luego de haber conocido
un chiflón y recorrido
el bello parque de Lota
de fastuosidad remota,
saciamos nuestro apetito
y entre canciones y gritos
jugamos a la pelota.

Buen básquetbol femenino
entre Lota y Coronel
y en fútbol Lotancón el
equipo que hasta aquí vino
representando al vecino
centro de las fundiciones.
A los que fueron campeones,
como a los de Huachipato,
se festejó al poco rato
entonando mil canciones.

DESPEDIDA

Por fin, al atardecer
con cantos y payasadas,
completamos la jornada,
ya dispuestos a volver;
rebosantes de placer
y con la satisfacción
de saber que en Concepción
hemos dado un nuevo paso
hacia el fraternal abrazo
la joven generación.

Volver

A una Carmen A.

A una Carmen A.
Por Hermógenes Ramírez, poeta popular de la Rinconada de Doñihue.

CUARTETA

Que me mande un retratito
pa aliviar mi corazón
y matar esta pasión
al mirarme en sus ojitos.

GLOSA

He creído, en la laguna
ver su imagen retratada
en una noche plateada
de brillante hermosa luna;
verla será mi fortuna
en un retrato chiquito
y por este verso escrito
le pido de corazón
para calmar la pasión
que me mande un retratito.

Le pido no me abandone
en este verso de amor,
se lo pido por favor
cuando en sus manos lo tome;
daré gracias si lo, pone
en su pecho, en un rincón,
que mi mano hará un montón
y nunca tendrá descanso,
que con este fin avanzo
pa aliviar mi corazón.

En poesías escritas
quiero expresarle mi amor
y he de sentir el calor
de sus blancas manecitas;
es por eso Carmencita
con toda mi adoración,
le digo de corazón
que le seré muy sincero
eso es todo lo que quiero,
y matar esta pasión.

Cuando he acertado oír
que mi nombre ha pronunciado
me quedo como extasiado
para oírlo repetir;
siento en mi pecho latir
el corazón con un grito
que reclama su amorcito
y a declarar no se anima
y la pasión me domina
al mirarme en sus ojitos.

DESPEDIDA

Al final por mis arrestos
le pido que no se enfade
y esto que usted ya lo sabe
se lo digo con respeto;
si no le parezco honesto
sólo le pido perdón
porque así es mi corazón
y aquí le mando un suspiro
porque en su nombre me inspiro
y la nombro con pasión.

Volver

A falta de pan…

A falta de pan…
Por Agueda Zamorano, poetisa popular de Santiago.

CUARTETA

No habrá con qué hacer el pan
pues ya no se encuentra harina.
Si estos trigales no dan,
pidámosle a la vecina.

GLOSA

Prosiguen los tiempos malos
y no le ponen remedio,
y el hambre estrecha su asedio
sin hacer ni un intervalo;
el bolsillo está más ralo,
los pesos solos se van,
solución ninguna dan
al problema que está encima
y si es que nadie se anima
no habrá con qué hacer el pan.

Convencerme no consigo;
dice la dueña de casa,
no sabemos lo que pasa
y todos somos testigos;
“Stá molto escaso el trigo
mia bella signorina”:
dice el gringo de la esquina,
dando así su parecer,
y pantrucas no hay que hacer,
pues ya no se encuentra harina.

La galleta campesina
ya no será ni de afrecho,
pues no queda ni el desecho
de lo que llaman harina;
muchos cantares sin rima
que da nada servirán,
es lo que hay en vez de pan
en este bello país
y habrá que hacer de maíz
si estos trigales no dan.

El pan lo están achicando,
así comeremos menos
y muy pronto pagaremos
el precio que están fijando;
y vamos, pues, ahorrando
en el gasto de cocina;
si se nos curva la espina
ya veremos qué hay que hacer,
por lo pronto de comer
pidámosle a la vecina.

DESPEDIDA

Al final pronto tendremos
pan de Pascua en abundancia,
hecho con harina rancia
y de esto no nos quejemos;
muy callados gracias demos
como que no nos importa
que al final la vida es corta
y como dice el refrán
ese que: a falta de pan
mejores serán las tortas.

Volver

Yo también tengo derecho

Yo también tengo derecho
Por Edmundo Lazo, poeta popular de Valparaíso

CUARTETA

Yo también tengo derecho
a pedir y a reclamar,
derecho a tener hogar
y a vivir bajo techo.

GLOSA

Al que manda provisorio,
al que la ley administra,
al que inscribe, al que registra,
y controla el territorio;
y a los que con gran jolgorio
de patriotas sacan pecho,
también al que está en acecho
para lanzar el zarpazo,
quiero decirles de paso,
yo también tengo derecho.

Con lo que entregó mi abuelo,
con lo que mi padre ha dado
pido y no soy propasado
me den un poco de suelo;
para plantar un ciruelo
y arcón donde formar
una familia ejemplar
como Chile se merece,
tengo derecho parece
a pedir y a reclamar.

Cuando O’Higgins lo llamó
mi tatarabuelo fué
y no se olviden de que
él su sangre derramó;
y en esta tierra formó
lo que le pudo dejar
como sagrado lugar
a nuestra bella nación.
Fué su única ambición
derecho a tener hogar.

Y a vivir bajo techo
digo en este pie forzando
que hace tiempo aprovechando
y en un circulito estrecho
poquititos sacan pecho;
como chanchos el afrecho
se lo comen y de hecho
al pueblo que les da vida
le niegan sueldo y comida
y a vivir bajo techo.

DESPEDIDA

Yo por por fin mucho estoy dando
y es poco lo que recibo:
trabajo, canto y escribo
y estoy mis hijos criando;
a mi grande patria amando
jamás ruego ni suplico
no soy fatalista, explico,
aunque miseria me sobra
sé por qué el pueblo está pobre
siendo Chile un país rico.

Volver

Suma Urgencia

Suma Urgencia
por Pancho Sacapica, poeta popular de Viña del Mar

CUARTETA:

En los días que pasamos
todo marcha con urgencia,
por tener tanta paciencia
es que aún no reventamos

GLOSA:

El que vive ocupado
y algo tienen que hacer
mucho se habrá de mover
pa no quedar rezagado;
hay que ir bien apurado
si una calle cruzamos
si es que algo compramos
o un micro hay que tomar,
pa todito hay que pechar
en los días que pasamos.

A las doce hay que comer
pa poder algo almorzar.
El más rápido en jugar
en deportes va a vencer;
y al que le dieron el poder
esperanzadas consciencias
después con inteligencia
fue urgente en traicionar.
Como viento en alta mal,
todo marcha con urgencia. 

Atropellos y garrotes
se aplican con rapidez
y el que lo sufre una vez
lo dejan bastante mote;
con cogoteros, ni trote
con obreros diligencia
los “tiras” con experiencia
prefieren la represión,
sufre el pueblo su pasión
por tener tanta paciencia.

Pa la ley de facultades
suma urgencia se pidió
los nuestros dijieron no
defendiendo libertades;
ya son tantas las maldades
que por cierto las contamos
porque todos esperamos
confiando en la solución
que salve a nuestra nación
es que aún no reventamos. 

DESPEDIDA:

Por fin es la suma urgencia
necesaria en el país
para arrancar de raíz
la ruindad y la demencia
que tienen en la conciencia
los actuales gobernantes
que abandonen cuanto antes
política represiva,
que detenciones masivas
no sigan más adelante.

Volver

Así soy yo

Así soy yo
Por Luis Polanco, poeta popular de Valparaíso

CUARTETA:

Cuando me da rabia canto
y tiro al viento el rencor,
y ahogo en el pecho llanto
cuando me muerde el dolor.

GLOSA:

Llorando salí al camino
con el dolor a la espalda
y oyendo del ave el trino
hice liviana la carga,
no tuve canción amarga
en torno de mi quebranto
no doy cabida al espanto
ante Judas el traidor
en mi violín interior
cuando me da rabia canto.

Me clavaron los zarzales
de todas las injusticias
y canté a mis ideales
y el dolor supo a caricias;
y puedo hacer de delicias
la herida cuando es de amor
yo soy mi propio cantor
y trino en mi sangre sana
y repico en mi campana
y tiro al viento el rencor.

Donde el árbol tendió sombra,
me dormí mirando al cielo
el chepical fue la alfombra
que con amor me dió el suelo;
la tierra me dió el anhelo
de surcarla con un canto,
de flores de trigo, en tanto
el amor la inunda toda,
en su honor y por su boda
abrazo en el pecho el llanto.

Le pido luz a los astros
para cantarle a la vida
y en pilares de alabastros
dejar la letra esculpida,
llena de sol, redimida
la ruta del mundo en flor
con campanas de primor
saludando al alba clara
con risa puesta en la cara
cuando me muerde el dolor.

DESPEDIDA:

Vi el mundo triste y malo,
el dolor hizo ancho grito
sonó en campana de palo
el verbo que cantó Cristo;
en el odio se hizo tinto
el vino de la hermandad;
el templo sembró crueldad
Caín se ha multiplicado;
de nuevo oriente ha dado
Cristos a la humanidad.

Volver

A las abanderadas del carbón

A las abanderadas del carbón
por Jorge Obrero del Carbón, poeta popular de Coronel

CUARTETA

Son hijas de proletarios
de la zona del carbón.
Por lucha, organización
van en apoyo del diario.

GLOSA

Un grupo de abanderadas,
bellezas de esta región,
van haciendo de corazón
una brillante jornada;
Campaña muy activada
por defender nuestro diario
que con justos comentarios
es el mejor de mi Chile,
y estas perlas juveniles
son hijas de proletarios.

Como ramitos de rosas
son al verlas todas juntas.
Lo demás no se pregunta,
todas son lindas y hermosas;
Una es Rosa Inés Toloza
de un barrio de esta región,
que me llamó la atención
igual a otras candidatas.
Son niñas que valen plata
de la zona del carbón.

Lota, como favorita
no deja de batallar
por verlas siempre triunfar
a sus bellas jovencitas;
Venden hasta empanás fritas
como otra dedicación.
El hecho es que todas son
luchadoras del diario obrero
que leímos con esmero
por lucha, organización.

Tal como América Sierra,
Carmen Pereira también,
candidatas de Lirquén
que por sus barrios se aferran;
Fiel producto de esta tierra
que luchan por noble ideario
cooperando al proletario
con sus dones, sus aliños,
todas con grandes cariños
van en apoyo del diario.

DESPEDIDA

Al fin por Sara Landeros,
que también juega un papel
muy honesto en Coronel
por vender el diario obrero;
Se superan por entero
en cada barrio con ganas,
con iniciativas sanas
de juventud sin maldad.
Por ellas felicidad
sobre un grandioso mañana.

Volver

La gran reunión

La gran reunión
Por Manuel Olave, poeta popular de Santiago

CUARTETA

Que yo también me la pueo
paso luego a demostrar
tanteando para no errar
espero no quedar feo.

GLOSA

En este rato en Ginebra
cuatro Grandes “tan tallando”;
la manera están buscando
de hallar al ovillo la hebra;
si el caso no les afiebra,
por el horizonte veo
un porvenir que deseo
como todo pacifista
y saltará a nuestra vista
que yo también me lo¹ pueo.

Ojalá que el arma atómica
sea luego destruida,
y sea un jardín la vida
de esta era supersónica;
que la vida hagan armónica,
que bien podemos gozar,
no hay motivo pa´ pelear
entre negros y amarillos
y es mejor cuidar chiquillos,
paso luego a demostrar.

Sin cañones, sin soldados,
el mundo será un primor
y será una enorme flor
con pétalos sonrosados;
si avanzamos con cuidado
todo se puede alcanzar
y hasta el agua del mar
se hará dulce según creo
–al menos así deseo–
tanteando para no errar.

No andaré tras el dinero
porque ya no me hará falta
y me empacharé con paltas
y con leche allá en Graneros;
lo proclamo al mundo entero
no habrá nunca más baleo
y hasta el negro Timoteo
se hará rubio de gusto
porque ya no tendrá susto.
Espero no quedar feo.

DESPEDIDA

Aunque yo soy un ateo
quisiera llamar a Dios
y con mi humilde voz
pedirle sin más rodeos
que realice los deseos
que ilumina nuestra faz,
una razón que además
dijo el que murió en la cruz
una frase toda luz
que asegura la PAZ.

1  Hay diferencia con la cuarteta.

Volver

La nueva tragedia en Chile

La nueva tragedia en Chile
Por Azucena Roja, poetisa popular de Santiago

CUARTETA

Abrazadora cual horno
sigue la lava en su acción
devastando la región
entre Valdivia y Osorno.

GLOSA

Volcánicas erupciones
trae la nueva tragedia
otro mal que nos asedia
sumándose a los montones.
Hace presa en las regiones
de Cautín, Valdivia, Osorno
y huyendo van sin retorno
agónicos habitantes
ante la nube gigante
abrazadora cual horno.

Olvidando sus hogares
desesperan por huir,
pensando sólo en salir
de tan funestos lugares;
¿Cuántos serán los pesares
que causa esta situación?
Ni una vasta información
podrá pintar el terror
que en camino arrollador
sigue la lava su acción.

La gran lluvia de ceniza
que siguió tras de la lava
la situación más agrava
porque allí todo agoniza,
La tragedia se agudiza,
sólo habrá desolación,
se queda la población
sin tierras y sin hogar
pues todo se va a quemar
devastando la región.

Son numerosas personas
las que han desaparecido
aquellas que no han podido
abandonar sus casonas;
Han salvado en esa zona
gentes con serios trastornos
que por el rugiente horno
les ha causado el pavor
sembrando todo el dolor
entre Valdivia y Osorno.

DESPEDIDA:

El final no se ha anunciado
de tan espantosa suerte
porque aún siembra la muerte
el tenebroso malvado;
Animales han hallado
sulfurosa sepultura
que vino por las alturas
sin esperar el momento
de un posible salvamiento
de una muerte tan segura.

Volver

Mi pedido al General

Mi pedido al General
Por Pedro González, poeta popular de Rancagua

CUARTETA

En el Zanjón de la Aguada
aumenta la desventura
haciendo la vida dura
de la clase abandonada

GLOSA

En los años anteriores
de esta poblada arteria,
se vieron muchas miserias;
pero éstas hoy son peores
Por doquier se oyen clamores
de familias angustiadas
que viven desesperadas
sin abrigo, pan, ni techo
los que ahora tienen lecho
en el Zanjón de la Aguada.

¿Dónde está la democracia
de que hablan en nuestro Chile,
cuando hay problemas por miles
que llevan a la desgracia?
No veo cuál es la gracia.
Que nos digan por ventura.
Democracia Chile jura
por boca de un dirigente
y para toda la gente
aumenta la desventura.

Aplican miles de impuestos
a toda la población,
que en la mala situación
arruinan con este gesto;
Todos saben que con esto
no se sueltan ligaduras.
Que digan la verdad pura,
queremos ver la verdad,
no sigan con la maldad
haciendo la vida dura.

Tenga piedad de esos seres,
yo le pido al Presidente.
Recuerde, también son gentes
que cumplen con sus deberes;
Si han perdido sus enseres
valga poco, mucho o nada,
hacen falta de su morada
ayude con la mitad
y ruego tenga piedad
de la clase abandonada.

DESPEDIDA

Y por fin a Su Excelencia,
al hacerle este pedido,
desde ya perdón le pido
si he cometido imprudencia;
Ya se acaba la paciencia
de tanto y tanto esperar
que en la historia nacional
no se vio nada igualado
y estamos abandonados
a merced de lo fatal.

Volver