Brindis en el carbón

Brindis en el carbón
Por Jorge Obrero del Carbón, poeta popular de Coronel

POR LOS PIQUES “LAS ARENAS”
Brindo dijo –en “Las Arenas”
un minero de los piques–
Soy de saltón más que un quique
cuando estoy en la faena;
Yo por mi patria chilena
no me duermo en los laureles
soy el que más entre fieles
nadie me puede atajar
hasta ver carbón llegar
a mentados jureles.

EL DE JUAN NEMECIO:
Dijo un minero al brindar,
que se llama Juan Nemecio:
Me miran con menosprecio
porque soy de este lugar;
Soy también un popular
en los chiflones y en piques
valiente como cacique
p’a trabajar con afán
como siempre me verán
que lo que hablo no es palique.

EL DE UN FUTBOLISTA:
Brindo como futbolista
de la zona del carbón.
Cuando llega a mí el balón
lo hago perder de vista.
Me gusta ser deportista,
bien tallado como obrero
y al jugar de delantero
me aplauden por mi actitud,
Doy la cuenta por mi club
hasta diez goles por cero.

DE UN PESCADOR:
Brindo, dijo –un pescador
de estas partes puchocanas–
Soy de la sangre araucana
y el mar es todo mi amor;
Pesco el pez al por mayor
con mis anzuelos y arañas.
Soy popular por mi hazaña,
mas, si el cuerpo tengo malo
lo compongo con robalo
revuelto con buenas cañas.

POR TODOS:
Brindo de aquí hasta Lirquén
para el Sur, Lebu y Cañete,
Ramadilla y Laraquete,
Curanilahue y Pehuén;
Por Colico y por Quelen
Schwager, Lota en el carbón,
Carampangue, que es región
delicias de agricultores;
Esto es brindar, pues, señores
desde Arauco a Concepción.

Volver

Cuatro brindis

Cuatro brindis
Improvisados en el almuerzo de poetas

Estos brindis fueron improvisados  durante el almuerzo que ofreció la Unión de Poetas y Cantores Populares de Chile a sus colegas de provincia. En la medida que el espacio lo permita iremos dando todos los brindis que allí se dijeron por los poetas presentes.
Después de cantar Margot Loyola una canción de amor de la Isla de Pascua, Gregorio Ponce, joven poeta popular de Concepción, se levantó de su asiento y dijo:

Brindo por Margot Loyola
que nos trajo de la isla
aquella canción tan linda
que imita del mar las olas;
y cantan las niñas solas
si andan buscando marido
por la emoción que he sentido
al oír su linda voz
yo brindo por la Margot
si me permite el cumplido.

El poeta popular de Tomé, Jotacé, alzando su copa hizo el siguiente brindis:

Brindo por los santiaguinos
que tan bien se han comportado
su trato tan acertado
tan sincero su cariño;
yo me siento como un niño
mimado por sus mayores
que como a hermanos menores
nos sirven con tanto agrado
para ellos gracias he dado
y las vuelvo a repetir
antes que vaya a partir
y os deje hermanos amados.

Victaliano Novas, el poeta de Conchalí, se puso de pie y brindó así:

Yo brindo por el minero
porque minero yo he sido,
por ese roto sufrid
valiente, noble y sincero;
por ese hermoso lucero
que no ha sido doblegado
ni su fulgor empañado
por enemigo cobarde;
por él pido en esta tarde
aplauso fuerte y cerrado.

Roberto Bugueño, de Viña del Mar, antes de beber, recitó:

Yo brindo a mi linda tierra
a mi patria y su hermosura
en noche clara y oscura
desde mar a cordillera;
al monte y a las praderas
que observa del ave el trino
y le brindo al campesino
a lo largo del terreno
que recorren los chilenos
para forjar su destino.

Volver

Brindis

Brindis
por Gregorio Ponce, poeta popular de Concepción. (Este brindis fue hecho en una fiesta campestre muy animada por el poeta).

Aquí llega a este lugar
cubierto de mil sabores
y diferentes colores
un poeta popular;
que después de saludar
a todos los asistentes
que están enterrando el diente
en exquisitos manjares
da comienzo a sus cantares
por el vinillo de enfrente.

A propósito de vino
tirenme pacá una copa
para limpiarme la ropa
que se ensució en el camino;
yo como tengo buen tino
no tiro el tejo pasado
y en la mañana al mercado…
María espanta la mosca
que está armando la gran rosca
por un pedazo de asado.

Como les iba diciendo
en la mañana al mercado
me voy y un caldo’ e pescado
el cuerpo va componiendo;
¡el chuico se está saliendo
atájenlo que se arranca,
pónganle al corcho una tranca,
comadre no haga su agosto
que si le hace mal el mosto
yo no la llevo en el anca.

En la fiesta de los pobres
todos ayudan a todos
y puede empinar el codo
aunque no tenga ni cobre;
y si encuentra algo que sobre
sírvaselo con confianza
y así sigue nuestra alianza
y cuando tenemos fríos
todos estamos unidos
por las mismas esperanzas.

DESPEDIDA

En fin para terminar
mi discurso improvisado
y bastante accidentado
yo los invito a brindar
porque juntos conquistar
podamos la independencia
y a no tenerles clemencia
a los yanquis y su dólar
que nuestras riquezas todas
usurpan los sin conciencia.

Volver

Brindis

Brindis
por Juan de la Cruz Herrera, poeta popular de Quillota.

Brindo por la poetisa
que es Agueda Zamorano,
brindo y estrecho su mano
porque también improvisa;
brindo por esa sonrisa
que en su puesto ha demostrado,
brindo porque ha cantado
con amor que nos inspira
y brindo porque en la Lira
su nombre es reverenciado.

Brindo por Margot Loyola
folklorista de las buenas,
ella nunca siente pena
aunque se encuentre muy sola;
con su guitarra española
sigue bien sus melodías,
con gusto y con alegría
se entona de tal manera
que alegra la patria entera
con sus canciones del día.

Brindo por Violeta Parra,
por su canto a lo divino,
hace llorar al vecino
con sus toques de guitarra;
su mirada es muy bizarra,
su carácter es sonriente,
de manera sorprendente
sus décimas son muy bellas,
así como canta ella
se cantaba antiguamente.

Volver

Brindis a la patria

Brindis a la patria
por Camilo Rojas Cáceres, poeta popular de Pupuya

Permítaseme brindar
en este glorioso día
por esta patria querida
por el dieciocho inmortal:
porque siempre ha de flamear
mi pabellón altanero
por esos rotos que jueron
brindo y les rindo homenaje
que a juerza ‘e pana y coraje
la Independencia nos dieron.

Como soy roto chileno
yo le brindo a mi manera
a mi tricoclor bandera
que es emblema de este suelo:
por su azul, que es nuestro cielo,
por el blanco, que es del Andes,
por el rojo que es la sangre.
de la gloriosa epopeya
y brindo por esta estrella
que está alerta y vigilante.

Por el roto que en Maipú
se pasió con mi bandera
destrozando las cadenas
y barrió la esclavitud:
brindo y les digo salud
por este roto sufrido
que a mi patria ha engrandecido
con su brazo productor.
que ha demostrado valor
cada vez que se ha ofrecido.

En esta tierra chilena
brindaré por que haya paz
sin permitir en jamás
aquí extranjeras cadenas;
que ha de flamiar mi bandera
sin oprobio vasallaje
no queremos tutelaje
para nuestro pabellón
que si llega la ocasión
no ha de faltarnos coraje.

No pretendo hacer alarde
al brindar por mi nación
en esta copa ‘e licor
quiero a mi patria ofrendarle
un brindis porque más tarde
vaya con ella el progreso
es preciso para eso
verdadero patriotismo
que vayan nobles y dignos
nuestros hombres al congreso.

Al final por la memoria
de todos los grandes hombres
con sus inmortales nombres
que hoy nos señala la historia;
que con laureles y gloria
coronaron este suelo
y en el azul de este cielo
dejaron su nombre escrito
por eso mi brindis grito:
¡qué viva el roto chileno!

Volver

Brindis

Brindis
por Luis Castañeda, de Nueva La Legua

CUARTETA

Alzo yo mi copa y brindo
por el campo y la ciudad,
por la paz y libertad
y por mi cielito lindo.

GLOSA

Brindo por el campo y sierra,
por el noble campesino,
que se aclare su destino
y sea dueño ‘e la tierra;
a la Reforma se aferra
porque ya está comprendiendo
y del engaño saliendo
que ha sufrido desde niño,
por ese guaso sufrido
alzo yo mi copa y brindo.

Brindaré por el minero
que trabaja el mineral,
extrayendo sin cesar
el cobre, carbón y acero;
gana harto poco dinero
y éste no alcanza pa ná,
tan sólo con la unidad
conquistará mejor vida
y su lucha en llama viva
por el campo y la ciudad.

Por el pampino también
que en las obras calicheras
trabaja la vida entera
pa recibir el desdén;
por él, tan sólo por él,
por su recia majestá,
pues, como la Pampa, está
hirviendo su corazón,
brindo por este eslabón
por la Paz y libertad.

Brindo por el proletario,
el más conciente de todos,
que en la ciudad de mil modos
trabaja por un salario;
y es audaz y temerario,
firme como roble o guindo,
tan sólo por él yo brindo
y por su ideal sin fronteras,
por su noble compañera
y por el cielito lindo.

DESPEDIDA

Brindo al final de mi canto
por el diario más honrao,
el que siempre ha levantao
su bandera muy en alto;
y que acoge en su amplio manto
la información, la denuncia,
y valiente se pronuncia
y al pueblo guía y alienta:
es EL SIGLO, siempre alerta,
que no conoce renuncias.

Volver

Cosas del campo

Cosas del campo
por C.R.

Soy perdíz en lo ligero
guadrado por comer tarde
garza soy en lo cobarde
en lo mediano jilguero;
coca soy en lo aucionero
en lo pitador pequén
fuerzudo en lo piuchén
en lo retaco soy chucho
para encumbrar aguilucho
cantor soy en lo pidén

BRINDIS:

Brindo dijo un labrador
por la puntilla y la rueda
tengo un cuarto de tarea
antes que se dentre el sol;
el cuervo y el volador
son los bueyes que trabajo
cuando va estando el sol bajo
los apuro como un chino
el pidén y el golondrino
¡vamos tirando pal bajo!

Volver

Dos brindis

Dos brindis
Por Sergio Valentin Mora de Renca

A mi raza:

Brindo a mi raza araucana
por lo orgullosa y altiva,
genuina raza nativa
que goza de justa fama;
le brindo de buena gana
porque bien se lo merece,
mi pueblo no desfallece
y en el mundo sobresale,
sabemos bien lo que vale
su valor cuando florece.

Al minero del carbón:

¡Oh!… minero del carbón
de Lota y de Coronel;
no hay ninguno como él
luchador de corazón;
con firmeza y con razón
se mantuvo cual granito
importándole ni un pito
las leyes de represión:
con los nervios en tensión..
¡desde aquí un Brindis les grito!

Volver

Brindis proletarios

Brindis proletarios
Por José Riel

Voy a brindar este triunfo
que es triunfo’é la unidá
tengo una conquista más
con la huelga de ocho días
que ganó con valentía
el gremio electricidá
con empleado en hermandad
fuimos al triunfo por cierto 1

Este brinde es desafío
para el gremio ferroviario
yo sé que son combativos
no le temen a los paros;
yo también fui carrilano
antes del cuatro’e setiembre
fui exonerado en diciembre
del año cuarenta y 1

1  Por error en la impresión faltan líneas finales.

Volver