Dialogo entre un campesino y un minero del carbón

Dialogo entre un campesino y un minero del carbón
Por Ismael Sánchez, poeta popular de Candelaria

EL CAMPESINO:
Amigo si usté es minero
y me quiere conversar:
dígame si son de ley
las minas del matadero .

EL MINERO:
Yo no conozco esas minas
sólo he probado la carne
en sueños, cuando tengo hambre
a veces como sardinas.

EL CAMPESINO:
Amigo, si ustedes minero
¿cómo tiene el corazón?
dígame si algún pulmón
p’al gato le queda bueno.

EL MINERO:
Mis pulmones son de acero
se hicieron en Guachipato
un surtidor bien barato
de sangre para el prietero.

EL CAMPESINO:
Amigo, como minero
¿En que se desempeñó?
O solamente sirvió
¿para acarrear el puchero?

EL MINERO:
Por favor, si en él su suelo
–Esto debajo del horno–
saqué los sacos al hombre
ayudándole a mi abuelo.

EL CAMPESINO:
Me imagino caballero
que usté debe ser pariente
de otro que engañó a la gente
“dándoselas de minero”

EL MINERO:
Ese era un aventurero
de régimen ya pasado
un papel bastante ajado
que se llevó el basurero.

EL CAMPESINO:
Amigo si no es farsante,
como poeta del carbón
dígame, ¿porqué es mejor
el que nos traen los yanquis?

EL MINERO:
Amigo, no hay diferencia
creo que estamos de acuerdo;
aquí lo traen por “negro”,
y eso ¿qué tiene de ciencia?

Si es campesino mi amigo
voy a hacerle esta pregunta:
¿Por qué está cara la fruta?
¿Por qué no se siembra el trigo?

EL CAMPESINO:
Este problema es sencillo
muy fácil la explicación
porque no quiere el patrón
y no es dueño el inquilino

EL MINERO:
Amigo se me ha olvidado
hacerle otra preguntita,
Si siembran los “laboristas”
¿por qué no se ve el sembrado?

EL CAMPESINO:
Son agros falsificados
viven en la capital
y nunca van a sembrar
si no conocen arado

EL MINERO:
Si es huaso y vive feliz
¿por qué no usa la espuela?
¿y por qué la correhuela
siempre encadena el maíz?

EL CAMPESINO:
¿Por qué no me dijo antes
su pregunta favorita?
esa es la “Ley Maldita”
de tipo y de corte yanque.

EL MINERO:
Yo quiero que usté me entienda
¿qué pasa en la agricultura?
¿por qué muchos aseguran
que no vale lo que siembran?

EL CAMPESINO:
No me enrede con esa cuerda
distinguido caballero
yo empecé como “estanquero”
hoy administro la hacienda

EL MINERO:
Dígame entonces ¿por qué
si el campo es tan prodigioso
se contrata tanto ocioso
y no se sabe pa qué?

EL CAMPESINO:
Eso nos manda Samuel
como teóricos de espías
que nos coman la “comida”
y le compremos a él.

Ahora amigo querido
vengan sus cinco jazmines
y brindemos porque Chile
jamás sea sometido :
Aunque nos sobran motivos
pa dudar del que reincide
en nuestro corazón vive
la fe de un pueblo araucano
los que intenten traicionarlo
mejor es que se suiciden.

Volver

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *